El PSOE afirma que el presupuesto del 2018 demuestra que el modelo de Villanova está acabado

0
513

Los socialistas se niegan a aprobar un presupuesto donde el 72% de las inversiones previstas dependen de financiación externa, lo que deja en el aire su posible realización. La deuda a fecha de diciembre del 2018 alcanzará los 7 millones de euros a entidades bancarias.

 

En el pleno de hoy la portavoz, Micaela García, ha tenido bastantes problemas para explicar las alegaciones del PSOE a los presupuestos generales de 2018, ya que el alcalde le ha cortado por dos veces, ya que tenía prisas para acabar con este punto ya que la concejala y también diputada Marina Bravo se tenía marchar por tener pleno en Diputación y tenía que votar antes de marcharse para aprobar el presupuesto sin problemas. Los socialistas tachan de inaceptable que el debate más importante del año se haga con prisas.

 

 

Micaela García, portavoz del grupo socialista, durante su intervención en el pleno de hoy ha desgranado las alegaciones que han presentado al documento económico, al que  ha calificado como papel mojado, porque “ni fomenta la creación de empleo ni ayuda a los vecinos y vecinas que lo pasan mal “puesto que apenas llega el al 0,69%” lo destinado a subvenciones directas a familias con más necesidad.

 

Casi todo el montante de los ingresos , va a gastos corrientes, unos 15 millones de euros, de los que el 41% va a manos privadas, ya que el PP tiene privatizados servicios por valor de más de 6 millones de euros, “que casi la mitad de los gastos que genera el funcionamiento ordinario se entregue a manos privadas”, es lo mejor que le viene al  PP pues así” la riqueza de todos se  las reparten entre unos pocos, y además recomiendan  a estos empleadores a quienes tienen que contratar”, lo que al alcalde le viene de maravilla para su red de clientelismo, pero mal a muchos trabajadores y trabajadoras que se quedan sin oportunidad de trabajar en nuestro municipio.

 

García, ha dejado claro en el pleno que la inversión de más de ocho millones en 2018 es mentira, “ a la gente hay que contarle la verdad,” “comprar señales de tráfico por 250 mil euros, o aire acondicionado por valor de 115 mil euros o instalar césped artificial  por un cuarto de millón de euros y 115 mil euros en muebles , no es invertir , es querer vender humo, y del tóxico.

 

Para los socialistas lo más grave es que de esos 8 millones de inversión el 72% no sale de las arcas municipales, casi 3 millones se los tenemos que pedir a lo bancos, lo que significa que para asfaltar vías, acerado o comprar muebles para la biblioteca, tenemos que endeudarnos, o igual de grave, para reformar unos vestuarios deportivos, o arreglar el recinto ferial , tengamos que vender parcelas municipales.

 

 

 

Así que si sumamos el millón y medio que recibiremos como subvención directa para el teatro y los planes de PFEA para arreglar la finca el Portón o las pistas de Padel, nos encontramos que  la gran parte de las inversiones calculadas, no  tienen asegurada su ejecución puesto que dependen de terceros.

 

Para los socialistas es preocupante que el ayuntamiento solamente cuente con apenas  dos millones para invertir cuando cada año se va  acumulando un remanente porque el alcalde nunca ejecuta los presupuestos. Por estas razones el PSOE  se ha negado a votar favorablemente el presupuesto para el 2018.