La caza de Brujas

By Viernes, noviembre 28, 2014 0 Sin etiqueta Link permanente

A pesar  de que podáis  considerar exagerado el titulo de este post, cualquiera que conozca en profundidad este “pueblo”, y lo que está sucediendo con la bolsa de trabajo de las limpiadoras de edificios públicos, sabe de sobra que describe con exactitud lo que ocurre.

Cuando el PP en Madrid aprobó la prohibición de contratar personal público de forma temporal,  ley que apoyó el Sr. Alcalde con su voto, éste ideó una fórmula para hacernos responsables a toda la oposición de la contrataciones temporales, y lo ideó en este momento, y no antes cuando no había problema legal para contratar a quién a él le daba la real gana. Ahora cuando el trabajo escasea es cuando se inventa la bolsa con participación de todos los grupos. Nosotros en un principio antepusimos la necesidad de trabajo a las leyes nefastas de Rajoy y Villanova, y creíamos que esta fórmula daría oportunidad a muchas familias de poder obtener un empleo, aunque fuera temporal. Con el paso del tiempo, y con la decisión del Alcalde de que las limpiadoras tuvieran menos horas que el resto de trabajadores, nos negamos a aprobar nada sobre la bolsa, porque no estábamos deacuerdo en el fondo y forma de cómo se estaban haciendo las cosas. El tiempo nos da por desgracia la razón. Y hoy por hoy, se nos sigue negando la información de los contratos que se realizan, como ocurriera antaño. Pero lo más dramático es que el mal funcionamiento de la bolsa está creando un clima nefasto entre las mujeres de nuestro pueblo, y digo pueblo, porque si bien Alhaurin es una ciudad dormitorio que no dormida, hay una parte de Alhaurin que sigue funcionando como un pueblo, todos nos conocemos, todos sabemos de  nuestras circunstancias y de las de otros, de nuestras posibilidades, y de las de los otros. Y cada vez que se produce una contratación que alguien considera injusta, sobrevuela una indignación entre las que deseando tener empleo, ven como sus expectativas continúan ancladas en la frustración. Y lo peor, el equipo de gobierno y el Alcalde miran para otro lado, pensando erróneamente que lo que no se ve no existe. Si a este ambiente tan perjudicial para la condición humana le añadimos la norma no escrita, de que el trabajo es una mercancía a intercambiar por un voto y no  un derecho, el resultado es la sensación de que mi trabajo y mi sueldo no es producto de mis horas de esfuerzo y dedicación, sino el fruto de un favor debido al que manda. Y no se vosotros, pero a mi este pensamiento me recuerda a otras épocas por suerte ya superadas. Ni nuestro pueblo, ni nuestros ciudadanos y ciudadanos merecen vivir esta situación. Cambiémosla  y cambiémosles, porque  ya han demostrado de sobran que sólo saben funcionar así.Y en nosotros está el cambio.

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *