Gobernar con sensibilidad

By Miércoles, enero 7, 2015 0 Sin etiqueta Link permanente

Hace apenas unos días, en concreto un día después de Navidad, se aprobó con los votos del PP el Presupuesto definitivo  de este Ayuntamiento. Se decidió de un plumazo, y por el rodillo de “la mayoría autoritaria” que no autorizada, el destino de más de 38 millones de euros para el municipio, menos que en años anteriores. Opiniones sobre el destino y origen de los ingresos y gastos, hay en igual número  que formaciones políticas en el Ayuntamiento, o incluso más. Nuestra postura ya la explicamos durante el Pleno, pero hay un “no gasto”, que a mi entender dice y mucho, sobre quienes nos están gobernando. Expuse hace pocos meses que tenemos un colectivo, el de los mayores, que debe ser atendido, y sobre todo debe  tener mayor visibilidad su situación de la que actualmente goza, cuando digo mayores, me refiero a  aquellos, que con una pensión mínima siguen adelante como pueden, pagando más por los medicamentos, pagando más impuestos, pagando más luz…y además son el principal sustento de sus nietos, e hijos en paro. Gracias a ellos, muchas familias pueden comer todos los días, es duro decirlo, sí, pero más duro es sentir esa situación y que sea invisible a los ojos de quienes gobierna, por ello, pedí que para este año, a estos mayores les ayudáramos económicamente, porque si es propio invitar a nuestros pensionistas a cenar en la Feria de San Juan, garantizar que los que menos tienen coman todos los días, es prioritario. La respuesta del Alcalde fue insólita,calificó la petición de “bonita”, pero no había dinero….Lo que no hay son ganas de ver la situación tan crítica por la que están pasando muchos de nuestros mayores. Yo no se si esta petición que presenté es bonita o fea, lo que sí se es que es muy triste que en un presupuesto de más de 38 millones de  euros, con una TV  que nos cuesta medio millón de euros, con más de cien mil euros en gastos de publicidad y propaganda,  el PP carezca de la sensibilidad necesaria para atender a  aquellos que tan mal lo están pasando. A nosotros, los políticos, se nos deben y se nos tienen que  exigir cuantas cualidades se les ocurran, pero permítanme que a ese listado, yo añada la sensibilidad, pues sin ella pocas veces podremos ponernos en los zapatos de otro, y esa cualidad en política sobre todo es básica, puesto que  la consecuencia directa de las decisiones que tomamos, siempre , siempre afectan a otro. 

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *