A través de una moción, la concejala socialista Ana Ortega pide que se identifiquen paredes y muros en que estos artistas urbanos podrían plasmar sus obras y que desde Juventud se conciencie a la ciudadanía para su conservación y cuidado

La concejala socialista Ana Ortega propone al Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre que lleve a cabo una campaña de apoyo a los artistas urbanos y muralistas, conocidos popularmente como grafiteros, para que lleven a cabo su actividad de una forma ordenada en la localidad. A través de una moción, la edil apuesta por que “el área de Urbanismo identifique las paredes y los muros en que estos artistas urbanos podrían plasmar sus obras y que desde Juventud se conciencie a la ciudadanía para su conservación y cuidado”.

Hecho esto, pide que el área de Juventud “se encargue de realizar una campaña de concienciación para la conservación de los murales artísticos que se encuentren en nuestro municipio, y que se el Ayuntamiento el que le dé publicidad a esta iniciativa para que los artistas alhaurinos puedan presentar proyectos”. De esta forma, “sería el propio Consistorio el que eligiera qué obra iría en cada pared, teniendo la temática alguna relación con el lugar en que se encuentra”, ha argumentado la responsable socialista. De hecho, si la campaña de publicidad se lleva también a los centros de Educación Secundaria de Alhaurín, “seguro que encontramos a algún Miguel Ángel en la localidad”.

Nada de temer el arte urbano

Para Ana Ortega, “hace muchos años que el arte urbano dejó de identificarse con esos vándalos que van pintando paredes en espacios públicos y vagones de tren”. Y es que hablar de arte urbano “no sólo es hablar de una de las disciplinas artísticas más mixtas, plurales y con mayor diálogo con el saber y el sentir cotidiano, sino que también es hacer referencia a una de las corrientes creativas con mayor margen de crecimiento y mayor versatilidad”. El nuevo arte contemporáneo engloba a todos aquellos creadores que inician su trabajo en las calles y cuyos soportes son las paredes, es decir, grafiteros, artistas urbanos o muralistas, y que evolucionan su planteamiento y entran a formar parte tanto del mercado a través de una galería como de la programación de museos.

Concurso anual con fines benéficos

Esta iniciativa propuesta por la socialista Ana Ortega también tiene un carácter social. “Podríamos hacer todos los años una exposición fotográfica de este arte, así como la realización de un concurso anual con fines benéficos”, ha adelantado la edil del PSOE.