Patricia Gallego, Secretaria de Igualdad del PSOE de Alhaurín de la Torre

0
256

”La crisis no es una excusa válida para que las mujeres perdamos derechos que ya se habían conseguido”.

Patricia Gallego Becerra, ha sido elegida recientemente como Secretaria de Igualdad de la Agrupación Socialista de Alhaurín de la Torre. Tiene 30 años y es licenciada en Filología Hispánica por la UMA. Su pasión son los libros, cosa que sé bien porque fui su maestra durante cuatro años. Ya desde pequeña mostraba un gran compromiso y preocupación con los temas sociales y medioambientales. Puedo recordarla ahora cuando estaba en 8º de EGB escribiendo cartas y fabricando pancartas para reclamar al gobierno la dedicación del 0,7 del presupuesto al Tercer Mundo. Su sonrisa franca y afable te gana desde el primer momento. De raíces alhaurinas -sus abuelos vivían en calle Álamos- comenta que el socialismo le viene de cuna, ya que sus padres son socialistas desde siempre y militantes desde hace décadas.
Nos contesta extensamente a algunas preguntas de actualidad con respecto al tema de la igualdad de sexos y también nos explica lo que piensa al respecto de la situación del PSOE después de las elecciones en el País Vasco y Galicia.

El Foro Económico Mundial sitúa a España en el puesto 26 en el ranking mundial de igualdad de género, retrocediendo 14 puestos con respecto a 2011. El parámetro responsable ha sido la menor presencia de mujeres en puestos de responsabilidad política. ¿Qué puedes comentar al respecto?

Lo primero que hay que saber es cómo se mide la igualdad entre hombres y mujeres, qué indicadores se utilizan para medir la brecha de género. Los parámetros pueden resumirse en los siguientes: educación, participación económica y empoderamiento político. Efectivamente en nuestro país la brecha de género se ha hecho más honda en lo que se refiere a los puestos de poder en la política. En las dos legislaturas anteriores, es decir, con los gobiernos del PSOE, el número de mujeres en política y en puestos de responsabilidad y poder era mayor. Esto se debía, entre otros factores, a que José Luis Rodríguez Zapatero creía profundamente en la igualdad entre hombres y mujeres, y no solo porque es algo justo sino necesario y altamente positivo para el avance de nuestra sociedad. Y por ello se creó la ley de Igualdad en 2007, la cual se está viendo vapuleada por un gobierno que no cree en ella, y por extensión tampoco en las mujeres ni en la lucha por conseguir una igualdad real, que no solo de derechos, entre hombres y mujeres.

No deseo ser catastrofista, pero no voy a soslayar una realidad que se nos viene encima, y que no es otra que la de esperar el descenso de España en los próximos años en el índice global de género en el resto de parámetros que se miden, es decir, en todo lo relacionado con la educación (acceso, alfabetización, áreas), con la participación económica (salarios, independencia, tipos de empleo) y podríamos añadir el área de la salud sexual y reproductiva (interrupción voluntaria del embarazo).

Frente a ello, quiero resaltar que en el PSOE llevamos parte del camino hacia la igualdad ya andado y como ejemplo solo hay que mirar nuestra agrupación. No solo hemos apostado por una mujer, Patricia Alba, como candidata a la alcaldía, sino que en el plano orgánico del partido las dos últimas ejecutivas han tenido al frente dos secretarias generales mujeres. Las secretarías consideradas más importantes en nuestra agrupación las llevan mujeres: Micaela García Márquez es la secretaria de organización y la portavoz en el ayuntamiento; Ana Ortega González dirige la secretaría de comunicación y también es concejala; y Ana Parra Torres está al frente de la secretaría  de finanzas. Y por último estoy yo, encargada de la secretaría de igualdad.

La presidenta de la Comisión de Igualdad en el Congreso, Carmen Quintanilla, ha propuesto que se eleve la edad legal para que un adulto mantenga relaciones sexuales con un menor -que en la actualidad en España está fijada en los 13 años, cuando la media europea es de 16-. ¿Estarías de acuerdo con la reforma de este punto en el Código Penal?

Sí, sería lo más adecuado avanzar hacia un marco legal más unificado dentro de la UE, y si nuestra legislación se ha quedado obsoleta en este aspecto, no veo razones objetivas por las que estar en contra de esta reforma.

Por otro lado, muchas voces dentro del PSOE están cuestionando el liderazgo de Rubalcaba y pidiendo una renovación programática dentro del partido. ¿Cuáles son tus sensaciones en este tema?

Si en algo nos diferenciamos del PP es ante todo en la libertad de expresión y la creencia profunda en la diferencia de opiniones vengan de donde vengan. Es decir, si en  un momento como el que vive ahora el Partido Socialista no hay voces discrepantes, líneas discordantes y diversidad de opiniones, así como una exigencia por parte de las bases de un cambio o incluso una vuelta a los orígenes, eso sí sería preocupante.

Personalmente creo en la importancia de las ideas, es decir, lo que tiene que primar es el proyecto político dentro de un marco flexible donde lo principal sea atender las necesidades del ciudadano, aunque para ello haya que dejar durante un rato de lado proyectos quizá no tan pragmáticos o de realización algo más dilatada. Por lo tanto, los líderes quedarían en segundo plano para mi, pero no hay que olvidar que detrás de un líder siempre hay un equipo, con lo cual no es tan importante quién lidera el PSOE sino  el proyecto que tiene ese grupo y el cual ha sido y es respaldado por una mayoría de socialistas. Y pienso que mucho de ese proyecto sigue siendo válido.

Ahora bien, en vista de cómo está cambiando el panorama político, cómo la gente pide un cambio profundo en las relaciones de los políticos y las políticas con el ciudadano, demandando más cercanía, entendida, creo yo, no solo como un acercamiento a la calle sino como una bajada a la realidad, desde el PSOE debemos dar respuesta a esta demanda, ofreciendo una alternativa que se aleje de los complejos de estar a medio camino de ese proyecto de izquierdas que nos exige la mayoría de nuestro electorado.

Y por último, ¿cuáles son los objetivos y líneas de trabajo que te propones como Secretaria de Igualdad de la agrupación de Alhaurín de la Torre?

La nueva ejecutiva local del PSOE acaba de ponerse en marcha, por lo tanto aun estamos trazando las líneas de trabajo de las distintas secretarías y decidiendo las distintas acciones que se van a llevar a cabo. La secretaría de igualdad tiene como principal característica la transversalidad, es decir, impregna multitud de áreas en las que pueden producirse injusticias y discriminaciones, ya sean por motivos religiosos, sexuales, raciales, etc; aunque sí es cierto que debe tener como pilar la lucha por la igualdad real entre hombres y mujeres.

Hay que dejar claro que la secretaría de igualdad no es un área cuya existencia responda a consignas electoralistas sino que es una secretaria necesaria, ya que debe velar para que en todos los ámbitos se refleje la realidad de nuestra sociedad, puesto que si las mujeres somos la mitad de la población, eso debe aparecer ahí plasmado. Por ejemplo en las áreas de gestión de un ayuntamiento, en educación, en urbanismo, en televisión…

Desde la secretaría de igualdad se llevarán a cabo actividades y talleres de formación e información sobre temas relacionados con la misma, aunque basándonos en el interés y las necesidades que nos exijan los ciudadanos. Es decir, la idea es primeramente informarnos sobre qué le interesa a la gente, qué demandan, y especialmente, qué piensan y qué quieren los jóvenes, y con ello adelanto mi intención de trabajar junto a las Juventudes Socialistas de nuestro pueblo, lideradas por el compañero Román Serra Luque.

Este proyecto de trabajar junto a los jóvenes se explica por la importancia que tiene la educación en los distintos asuntos relacionados con esta secretaría, puesto que en esas edades (desde los 12 en adelante) se forjan muchos prejuicios y se ponen las bases del adulto futuro. Dentro del ámbito de la igualdad destacaría algunos temas que probablemente serán prioritarios a la hora de realizar actos, talleres o charlas: el feminismo, la salud sexual y reproductiva en las mujeres, y el machismo. El objetivo principal es transmitir a la gente la importancia de no perder todos los avances que se han conseguido en materia de Igualdad con los gobiernos socialistas. Que la gente se dé cuenta de que la crisis no es una excusa válida para retroceder y perder no solo los derechos sino todo lo que se había avanzado en el cambio de mentalidad, esa nueva perspectiva que habíamos tomado a la hora de ver el mundo tal y como había sido hasta el momento, y cómo estábamos cambiándolo para conseguir una merecida justicia social.