El PSOE propone la creación de una brigada cívica y campañas informativas para acabar con las cacas de perro en las calles

0
199

La concejala socialista Ana Ortega considera que el problema por la suciedad de excrementos caninos con dueños irresponsables se agrava en nuestra localidad

La edil opta por crear este equipo de sensibilización con personal de la bolsa de empleo, dando además una oportunidad laboral a los parados del municipio

La concejala del Grupo Municipal Socialista en Alhaurín de la Torre Ana Ortega propone al Ayuntamiento la creación de una brigada cívica que informe a los vecinos y vecinas con perro como mascota de la importancia de la recogida de los excrementos en la vía pública, tanto en las calles como en los parques. De hecho, “el problema de las cacas en nuestras calles se están agravando por la irresponsabilidad de aquellas personas que no las recogen”, ha indicado la edil.

Según Ortega, esta brigada contaría con la participación de las asociaciones caninas del municipio “para concienciar del problema y evitar su agravamiento”. Además, será una interesante medida para crear empleo en el municipio, puesto que las personas que trabajarían en la brigada vendrían de la bolsa de empleo local y también ocuparían estos puestos personas en exclusión social, ha detallado Ana Ortega.

Puede leer la moción presentada por Ana Ortega aquí

Objetivos de la brigada cívica

Los objetivos y responsabilidad de esta brigada cívica serían los de informar sobre las sanciones, como medidas coercitivas y punitivas, para evitar que los dueños de mascotas dejen en la vía pública los excrementos de sus canes. “Debemos recordar que las sanciones son leves por la ordenanza local y pueden llegar hasta los 600 euros. Además, Esta brigada incentiva a los dueños de las mascotas a recoger las heces, dando bolsas en los lugares más recurrentes de paseos con sus perros”, explica la concejala.

 

La socialista quiere matizar que esta iniciativa “no es una cruzada contra las mascotas, sino contra los dueños irresponsables que no recogen sus excrementos en la vía pública”. De hecho, “los animales en el hogar y presentes en nuestro día a día ofrecen importantes beneficios afectivos, psicológicos, terapéuticos y nos ayudan a afrontar los problemas derivados de una discapacidad, como los perros guía”. Sin embargo, “el contacto prolongado con sus excrementos puede dar lugar a infecciones y una estancia prolongada de las cacas en el suelo de nuestras calles crea mal olor e imagen, afectando directamente al turismo que visita nuestra localidad”, ha argumentado.

Pruebas de ADN

Ana Ortega pone como ejemplo la capital malagueña, “una ciudad a la que el problema de las cacas de perro en las calles casi se le ha ido de las manos”. De ahí que hayan tenido que acudir a la realización de pruebas de ADN para determinar quiénes son los dueños de mascotas que abandonan las heces en la vía pública. “No queremos llegar a ese punto”, indica la socialista. “Podemos empezar por campañas de sensibilidad que hagan ver claramente a nuestros vecinos y vecinas lo que implica el abandono de las heces en nuestras calles y parques”. Además, estas prueba de ADN “es cara para el Ayuntamiento y para los propios vecinos. Son muy seguras, fiables y se basan en la sanción. Pero su implantación supone un costo importante, ya que los mismos propietarios deben pagar una prueba cara con el único fin de ser sancionados por el Ayuntamiento”, por lo que el PSOE opta por descartarlas, confiando en el buen hacer de los ciudadanos.

Escasez de agentes policiales para vigilar la recogida de excrementos

Tanto el Grupo Municipal Socialista como el Sindicatos de Policías Municipales de España han denunciado a la largo de los últimos meses “la falta de agentes de la Policía Local para mantener la seguridad del municipio”, afirma la edil socialista. De hecho, “si sólo contamos con 21 agentes en la calle para velar por un municipio de 40.000 habitantes y que los fines de semana incluso suele estar cerrada la comisaría por falta de personal, cómo vamos a pedir a los policías que vigilen además qué dueños de mascotas recogen las heces de sus perros”, argumenta Ana Ortega.

De ahí que parezca una idea acertada la creación de esta brigada cívica de sensibilización e información en colegios y veterinarias sobre las posibles multas que acarrea dejar las cacas sin recoger, además de poner a punto a las patrullas verdes en esa labor de vigilancia.